Lorena Hernández: “Atendemos en torno a 130 personas con trastornos alimenticios al año”

Lorena Hernández: “Atendemos en torno a 130 personas con trastornos alimenticios al año”
16-02-2018

Alabente registra normalmente a más mujeres que a hombres

En la actualidad, la Asociación para la Liberación de la Anorexia y Bulimia en Tenerife (Alabente) atiende, de forma directa, en torno a 130 personas con trastornos alimenticios, aunque a nivel preventivo se dirige a más personas. La Asociación nace en 1995 y tiene como objetivo proporcionar información y asesoramiento a las personas que sufren Trastornos de Conducta Alimentaria, así como a sus allegados.

Lorena Hernández, trabajadora social, explica que en Alabente “trabajamos en la lucha contra todos los trastornos de la conducta alimentaria en la provincia”. Para ello, la Asociación cuenta con el Centro de Día, donde atienden tanto a los pacientes como a los familiares. “Normalmente tenemos más casos de mujeres que de hombres, y más adolescentes que adultos”, afirma la trabajadora social.  

Hernández  enumera los diversos trastornos que tratan en el centro.  Estos son la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y otros no especificados (trastornos por atracón, vigorexia u ortorexia). “La anorexia nerviosa es la privación del alimento, entrando en estados de desnutrición, mientras que la bulimia nerviosa se acompaña de atracones y vómitos”, explica Lorena Hernández. Además, añade que “pueden darse de forma independiente, pero muchas veces se combinan”.

Alabente presta una serie de servicios tales como terapias individuales y grupales, charlas de prevención, talleres psicoeducativos y excursiones terapéuticas, entre otros. “En el Centro de Día tenemos la atención social —de la cual me encargo yo personalmente—, la psicológica y dietética”, comenta Hernández.

En cuanto al proceso, asegura que “se trata de un trastorno mental complejo que requiere de atención especializada y de un seguimiento”. Así pues, para entrar en la Asociación, Lorena Hernández explica que “normalmente la propia persona o el familiar se pone en contacto con nosotros o son derivadas de alguna entidad. Posteriormente se le concede una cita para así ofrecerle la atención pertinente con el objetivo de iniciar el tratamiento”.

En cuanto al tiempo aproximado para curarse, Lorena Hernández explica que “normalmente las personas superan el trastorno en torno al año”. “Lo más importante es la predisposición de la persona, porque al fin y al cabo las ganas y el apoyo es lo que hace que salgan hacia delante”, concluye Hernández.